Ningún niño elige ser herido